La Rioja y San Juan: la tierra

“Acá no llueve desde marzo”. Con razón. Ahí pudimos entender un poco por qué cada río que cruzábamos estaba completamente seco.  Si bien sabíamos que era una zona árida, no pensamos que nos íbamos a encontrar con tanta sequía.

Nuestra primera parada en La Rioja fue Talampaya. En el camino nos pararon todos los controles policiales que cruzamos, tanto de Córdoba como de La Rioja. Algunos nos pedían abrir el baúl, algún que otro curioso hasta nos preguntó cómo se armaba la cama y hasta nos pidieron “una colaboración para el agua del mate”.

Cuando llegamos al Parque Nacional Talampaya nos encontramos con otros viajeros, Pablo y Paola de “Girando a lo loco”, que salieron hace 4 meses  y recorrieron gran parte de Chile. Compartimos unos mates, anécdotas y un atardecer en un paisaje increíble. También conocimos a una pareja de franceses que venían pedaleando en sus bicis desde Ushuahia y quieren llegar a Mexico. Y nos dicen locos a nosotros…

Con Paola y Pablo en Talampaya
Con Paola y Pablo en Talampaya

Pasamos la noche allí y como eramos los únicos en el camping, disfrutamos de todas las estrellas para nosotros, pero sobretodo, del agua caliente del baño!

Nuestra idea era dormir ahí y hacer la excusión gratuita de las 9 de la mañana del día siguiente. Pero al llegar nos enteramos que, a diferencia de lo que indicaba la página web del lugar, la excursión gratuita era a las 13 hs y que al elegirla no se podía entrar al cañón, sino verlo desde afuera. Muy a nuestro pesar, contratamos la excursión más económica que salía $235 más la entrada al Parque de $35, que te llevaba por un recorrido de dos horas.

Nuestra siguiente parada iba a ser Chilecito, pero nos dejamos llevar por los comentarios que decían que veníamos muy rápido, que disfrutemos más Argentina y que no podíamos perdernos el Valle de la Luna. Lamentablemente nuestra experiencia ahí no fue la mejor. La única forma de apreciar el paisaje es con una excursión dentro del auto donde nos íbamos bajando y el guía explicaba. Hasta ahí todo bien. El problema fue que eran aproximadamente 30 autos los que participan del recorrido, la mitad parecía que quería correr un rally intentado pasarnos y lo que más vimos fue tierra. El motor de Dora que estaba impoluto se cubrió entero de una capa espesa de polvo. Todo se hizo muy largo, duró 3 horas y media y cuando terminó estábamos agotados. No más excursiones por ahora.

En el Valle de la Luna
En el Valle de la Luna

Como no queríamos dormir ahí y pagar otra noche de camping, nos fuimos para Patquía donde nos instalamos en una YPF para comer y descansar. El día siguiente nos encontró en Chilecito donde conocimos mucha gente. Almorzamos una ensalada cerca de una placita, fuimos a la estancia Samay Huasi donde vivió Joaquín V. González y cuando empezó a caer el sol, nos instalamos con la Kombi en la plaza principal para vender nuestras artesanías. La verdad es que pensabamos que no íbamos a vender nada, pero sabíamos que nos serviría como experiencia. Al final nos fue bastante bien y nos fuimos muy contentos.

Pensando que el sol, el ruido o la luz nos iba a despertar temprano, no pusimos despertador y terminamos levantándonos a las 10 am. Después de desayunar y ordenar todo (la transformación de cama a sillón y viceversa nos lleva unos 20 minutos aprox), salimos rumbo a Famatina donde visitamos los lugares típicos de ahí. Seguimos recorriendo pueblitos, nos metimos en medio de un acto por el 17 de agosto del que participaba todo el pueblo de Campanas y llegamos a San Blas de los Sauces. El pueblo se extiende todo a lo largo de la ruta, así que tiene una sola calle y todo está en torno a ella. Encontramos una plaza con wifi, como la mayoría de las plazas de La Rioja, y aprovechamos a hablar con nuestras familias. Como de costumbre, dormimos en una YPF donde ya estaban alojados nuestros amigos de “Girando a lo loco”. Esa fue la última noche en la provincia con más tierra que hayamos visto y las aceitunas más tentadoras.

Anuncios

7 thoughts on “La Rioja y San Juan: la tierra

  1. Queridos chicos!! pienso en la alegrìa que debe darles saber que acà hay gente que disfruta mucho de sus relatos… y sin dudas es asì..!!.. me encanta lo que cuentan, y los sigo con detalle, pensando cada cosa que comentan… es tan lejos de lo que me habrìa animado a hacer, que me parece estar mirando una de Indiana Jones..!! las artesanìas… ¿las llevan hechas desde acà? o las van haciendo en la ruta?? lo que estàn haciendo es una manera ùnica de cimentar a fondo una relaciòn de a dos.. .porque es solamente de a dos… bah.. entre ustedes dos y Dora…Sigan, que los sigo…!!! beso grande!! Ana

    Me gusta

    1. Hola Ana! Que bueno saber que disfrutan de lo que contamos. Es increible todo lo que estamos viviendo y en tan poco tiempo. Las artesania muchas ya las trajimos hechas y tenemos cosas para hacer acá tambien. Un beso grande! Nico y Lola

      Me gusta

  2. Si pueden buesquen la Finca “El Renuevo” Son productores de aceitunas ORGANICAS (y de todos sus derivados) aprovisionense ydisfruten!!! Y en una de eas puedan vender por el camino. osotros distribuimos esos productos en nuestra zona y funcionan muy bien!!
    PLANTACION Y FABRICA
    Colonia Ortiz de Ocampo – CP 5275
    La Rioja – Argentina

    Saludos!!!! Hernan – Ituzaingo – CABA

    Me gusta

  3. A partir de hoy pienso seguirlos. Lastima que en La Rioja no pasaron por Anjullon (SIII tambien tierra de aceitunas) donde los podria haber recibidos. Exito con su viaje. Fui fanatico del Escarabajo Volkswagen y hoy de la Renoleta. Alberto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s