Colombia: Descubriendo Bogotá

Después de tomar varios “tintos” (como le llaman al café en Colombia) en el Eje Cafetero y de atravesar la tan temida “línea” (ruta con muchas curvas, altura y gran tráfico de camiones), llegamos a Ibagué. Ya se estaba haciendo de noche, moríamos por una ducha y lo primero que nos enteramos es que no había agua en toda la ciudad. Panorama desalentador. Por suerte todo cambió cuando conocimos a Juan, nuestro couch, y su familia, quienes nos recibieron cariñosamente, les contamos sobre el viaje y nos deleitaron durante dos días con una serie de comidas riquísimas con una presentación de lujo. Insistimos para llevarnos a su abuelita hasta Alaska pero no la dejaron ir.

ibague-001
Juan y su familia en la despedida de Ibagué.

Llegamos a Bogotá un viernes a la noche y fuimos directo para lo de David, quien también nos había escrito por Couchsurfing para invitarnos a su casa. Durante una semana Dora descansó cómodamente en la cochera mientras nosotros nos dedicamos a conocer la ciudad en bus, Transmilenio (que sería como un Metrobus) y caminando. David fue un excelente guía quien nos contó varias historias sobre los edificios y lugares de Bogotá. Además pasamos unos días con Peter, Pablo y Piojo, amigos de Nico que vinieron de vacaciones por unos días y con quienes visitamos varios museos y probamos unos canelazos y chichas en el Chorro de Quevedo, famoso lugar para salir a tomar algo por la noche.

Nico, Pablito, David, Peter y Piojo caminando por el centro de Bogotá.
Nico, Pablito, David, Peter y Piojo caminando por el centro de Bogotá.

También tuvimos la suerte de encontrarnos con Lía, mi tía, y su amiga Sofi, también de vacaciones. Con ellas fuimos a Zipaquirá a conocer las minas de sal y la imponente Catedral, también de sal, que se construyo en su interior. Además les contamos y mostramos lo bien que estamos para que se lo transmitieran a nuestros padres.

Con Lía y Sofi rumbo a Zipaquirá.
Con Lía y Sofi rumbo a Zipaquirá.

En Bogotá también conocimos a Carlos Escobar y a su familia, quienes nos recibieron en su casa. Con él recorrimos otros barrios de la ciudad y gracias a su hijo Andrés que nos hizo el contacto, visitamos una fundación en donde hicimos los talleres de ciencia.

Taller de Ciencias en la Fundación SoyDoy invitados por Alcagüeyte.
Taller de Ciencias en la Fundación SoyDoy invitados por Alcagüeyte.

Otras grandes personas que tuvimos el gusto de conocer fueron los Beltrán. Jorge y Andrés tienen taller de VW desde hace años y gracias a Camilo Rueda que nos hizo el contacto, los conocimos y nos hicieron un service completo para la Kombi. Además de los arreglos, regalos de repuestos y aceite, nos llevamos unos buenos amigos de Servi Hervy. Camilo también nos contactó con la gente de Antiguomotriz, una feria de autos antiguos que se hace una vez por mes y nos invitaron a participar.

Nuevos amigos del taller Servi Hervy.
Nuevos amigos del taller Servi Hervy.

A pesar de que, como decimos siempre, preferimos los pueblitos a las grandes ciudades, Bogotá nos encantó. Todos nos hablaban del infernal tráfico (que es cierto) y de la inseguridad, pero nosotros vimos otras cosas.

¿Qué descubrimos en Bogotá?

>Que tiene barrios muy diferentes y todos con algo especial. Uno de nuestros preferidos fue La Candelaria, que es muy turístico y allí se encuentran la mayoría de los hostels. Todas las casas mantienen la misma fachada antigua pero están pintadas de colores brillantes y muchas con grafittis. El otro barrio que nos gustó mucho fue Usaquén, en el norte de la ciudad. Antes era un pueblo de las afueras de Bogotá pero a medida que la ciudad fue creciendo, esta lo fue absorbiendo. Alrededor de la plaza principal de Usaquen se encuentran barcitos y restaurantes de todo tipo. Las calles son angostas y el ambiente muy tranquilo.

La Candelaria.
La Candelaria.

>Los domingos la ciudad se transforma. Muchas calles y avenidas se convierten en ciclovías que se llenan de ciclistas y patinadores que disfrutan del sol (porque, como dicen, los domingos en Bogotá siempre hay sol).

>El arte está por todos lados: calles, bares, puentes, túneles, paredes. Los grafiteros dejan su marca en todos lados y, para nosotros, embellecen la ciudad. De hecho hay tantos grafitis que hasta hay un tour especializado que te lleva a conocerlos y te explica su significado.

La ciudad decorada por grafitis.
La ciudad decorada por grafitis.

>La ciudad tiene pocos edificios, lo que te permite tener una vista de todo desde casi cualquier lugar. Uno de los mejores lugares para apreciar esto es el cerro Monserrate, al que se puede subir caminando, en teleférico o funicular. Arriba hay una iglesia y algunos restaurantes. Nosotros disfrutamos de unos ricos y caseros sándwiches de jamón, queso, tomate y palta.

Vista de Bogotá desde el cerro Monserrate.
Vista de Bogotá desde el cerro Monserrate.

>La mayoría de los museos son gratis. Nosotros en un solo día visitamos el Museo del Oro (muy recomendable, los domingos no se paga entrada), el Museo del Banco de la República (en donde se puede apreciar la colección de arte del banco, la Casa de la Moneda y el Museo Botero) y el Museo Nacional (fue el que más nos gustó, es muy grande y antiguo ya que el edificio antes era una cárcel).

Museo Nacional de Bogotá.
Museo Nacional de Bogotá.

Bogotá tiene muchas cosas que valen la pena ver. Seguramente cada uno descubra algo diferente, porque como dijimos en otra nota, las ciudades nos despiertan, movilizan, estimulan y agudizan nuestros sentidos.

Mirá más fotos de Bogotá acá.

El primer video de nuestro paso por Colombia miralo acá.

Anuncios

8 thoughts on “Colombia: Descubriendo Bogotá

  1. Luli, Nico: como siempre maravillosos los comentarios del viaje.Ya Lia nos habia contado lo bien que ustedes la estan pasando y eso nos lleno de alegria, aunque para serles sinceros, estoy deseando poder abrazarlos.Miles de besos para los dos.

    Me gusta

    1. Hola Bebi! Que bueno que Lia les conto!Seguimos muy bien y contentos en Medellin. falta cada vez menos!! Nos vemos en septiembre. Un beso grande

      Me gusta

  2. Maravilloso! No me canso de pensar que extraordinaria experiencia están haciendo, cuánto crecimiento les aportará este viaje descontracturado, y cómo se le irá armando una visión de la realidad mucho más rica que la de quien no se ha movido de su sitio. Seguimos viajando con ustedes!!!!!! Un súper abrazo!
    Sasi

    Me gusta

    1. Hola Sasi! Sii la verdad es increible lo que se aprende de otra gente, otras culturas y lugares. Es lo mas lindo de viajar. Te mandamos un beso enorme!!!

      Me gusta

  3. Chicos!! excelente la idea de poner los comentarios y las fotos alusivas… es más fácil para ir “viendo” lo que cuentan!!! Sigan disfrutando!!! Besos y abrazos! Ana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s