Una semana en Nicaragua

Nuestro paso por Nicaragua fue tan fugaz como intenso. Veníamos de más de dos meses de playa en Costa Rica y dos de descanso en Buenos Aires, necesitábamos activar, movernos, volver a la ruta, sentir todo eso que a uno le pasa cuando va en la Kombi con el brazo apoyado en la ventana y cantando en voz alta.

La frontera entre Costa Rica y Nicaragua fue la más caótica que hayamos cruzado hasta ahora. Lo primero que uno se encuentra unos kilómetros antes de llegar a la frontera de Peñas Blancas es una eterna fila de camiones. Al llegar al paso fronterizo un grupo de hombres se acercan a ofrecer sus servicios informales como guías para ayudarte a hacer todos los trámites necesarios. Con varios cruces de frontera encima no creíamos que fuera necesario, pero nunca habíamos pasado una frontera tan desordenada. Hay que pagar varias cosas, que hasta ahora en ningún país nos habían cobrado (ver detalle abajo), ir de un lado a otro y adivinar dónde encontrar a la gente necesaria: policía que revise la Kombi, personal de aduana que ponga sello, etc. Nada tiene un cartel y todos andan dando vueltas por ahí. Entre el calor, la cantidad de gente ofreciendo comida, cambio de moneda, etc. y la incertidumbre de qué hacer ahora, se hace agotador. Por suerte, una vez que ya terminamos los tramites, nos fuimos contentos y sin problemas a conocer Nicaragua.

Lo primero que notamos al entrar fue la prolijidad de las rutas, bien señalizadas, en buen estado y con el pasto prolijamente cortado a los costados. Además no hay ningún peaje en todas las rutas que transitamos. Otra cosa que nos llamó la atención fue que mucha gente camina por el costado de la ruta y tuvimos que frenar varias veces por cruces de animales y vacas que andan sueltas por ahí y decidieron frenar en medio de la carretera. Otra constante fueron las mariposas, no paraban de pasar frente a la Kombi!

DÍA 1

Nuestro primer destino fue San Juan del Sur, donde vimos un atardecer increíble frente al mar mientras comíamos unos bizcochitos Don Satur (son galletas de grasa típicas de Argentina). Como ya veníamos con bastante playa encima sólo nos quedamos un día y pasamos la noche en los bomberos.

DÍAS 2 Y 3

Al día siguiente nos fuimos para San Jorge, desde donde salen los ferrys para la Isla de Ometepe. Tuvimos que hacer tiempo hasta la hora de salida y como el calor no daba tregua, nos refugiamos a la sombra de un árbol. Por suerte en esta época de año, el clima está en una transición entre el invierno y el verano lo que genera mucho viento que hace que uno no se calcine.  Después de una hora y media de barco, llegamos a la isla que se caracteriza por sus dos volcanes: Concepción y Maderas. Recorrimos algunos pueblitos y nos fuimos al Ojo de Agua, una piscina natural rodeada de naturaleza. Pedimos pasar la noche ahí y como ya estaba cerrado al público, nos metimos al agua de noche hasta que salimos espantados por la gran cantidad murciélagos que nos rodeaban y cada vez volaban más cerca de nuestras cabezas. Mucho más frescos y con la vista de uno de los volcanes, nos fuimos a dormir temprano para aprovechar la piscina al día siguiente antes de que abriera. Al otro día también recorrimos otras partes de la isla y visitamos Charco Verde, una laguna rodeada de un sendero desde donde también se puede llegar a la playa y donde conocimos la leyenda de Chico Largo, un famoso personaje de la zona. Como ya no teníamos mucho más para hacer, nos tomamos el Ferry de vuelta a San Jorge.

El Ojo de Agua en Ometepe
El Ojo de Agua en Ometepe

DÍA 4

El tercer destino fue Granada, la ciudad que más nos gustó de Nicaragua. Ciudad colonial de casas abiertas, gente en la vereda y sillas mecedoras. Recorrimos su centro histórico y probamos varios de los platos típicos del país como el Vigorón que consiste en yuca cocida con ensalada de repollo, chile y chicharrón (la piel del chancho frita), todo servido sobre una hoja de plátano. ¡Muy rico! Allí nos encontramos con Jairo quien nos invitó a su casa y también nos llevó a probar el quesillo (tortilla de maiz con queso, cebolla y crema), el tiste (bebida fría un poco rara para nuestro paladar hecha con cacao, canela y maíz) y la grama (bebida refrescante y muy dulce hecha a base de hierbas). También salimos a dar una vuelta con Jairo y su Kombi, nos tomamos una cerveza en las costas del Lago de Nicaragua y conocimos la calle de los bares y la movida nocturna de la ciudad. Con él aprendimos muchas cosas de las costumbres nicaragüenses y de la historia del país. Desafortunadamente, al día siguiente cuando estábamos en el supermercado (una de nuestras actividades preferidas, donde aprendemos de las diferentes comidas), nos abrieron la Kombi que estaba en el estacionamiento y nos robaron la cámara de fotos. Perdimos no sólo la cámara sino todas las fotos que habíamos sacado hasta entonces. Nos dio mucha bronca e impotencia, sobretodo porque había un guardia de seguridad y la comisaría estaba a la vuelta de la esquina, pero, como siempre pasa en estos casos, nadie vio nada. No había nada que hacer, sólo pensar en positivo y agradecer que no nos pasó nada y que sólo se llevaron eso. A pesar del mal trago, nos llevamos un lindo recuerdo de Granada.

Con Jairo quien nos recibió en su casa de Granada
Con Jairo quien nos recibió en su casa de Granada

DÍA 5

Muy cerquita está Masaya, otra ciudad que tiene un volcán activo que se puede visitar. Fue impresionante subir hasta su cráter y ver la fumarola que salía. De todos los volcanes que visitamos fue uno de los más impactantes porque uno ve la actividad bien de cerca. El azufre se siente en el aire, en la nariz y en los ojos. También en Masaya visitamos el Fuerte Coyotepe, construido originalmente para proteger la ciudad de invasiones foráneas y más tarde usado como cárcel durante el régimen de Somoza para torturar y asesinar a los opositores. Se te pone la piel de gallina al pensar que en un espacio tan pequeño llegó a haber hasta 800 personas encerradas a la vez.

Fuerte de Coyotepe en Masata
Fuerte de Coyotepe en Masata

De allí pasamos por Managua a conocer la capital. Recorrimos su malecón, muy prolijo y colorido, visitamos la ciudad miniatura que muestra cómo era antes de uno de los tantos terremotos que destruyeron todo y conocimos la plaza principal con su vieja Catedral en ruinas y el Palacio de Gobierno que ahora funciona como Casa de la Cultura. Todo estaba decorado con luces que de noche seguramente mostrarían un gran espectáculo.

Volcán Masaya
Volcán Masaya
Volcán Masaya
Cráter del Volcán Masaya

DÍA 6

La siguiente parada fue León. Cuna del poeta Rubén Darío y ciudad protagonista en la revolución Sandinista. Famosa también por tener 12 iglesias de las cuales conocimos la mitad. Esa noche nos fuimos a dormir a una estación de servicio donde tuvimos la suerte de conocer a una familia que nos regaló un plato enorme de ceviche de camarón.

Las paredes hablan en León
Las paredes hablan en León

De salida de León pasamos por los Hervideros de San Jacinto, donde dos nenes nos hicieron una visita guiada por los hoyos de barro y agua hirviendo y nos explicaron el fenómeno que se da por las corrientes subterráneas de agua y vapor a gran temperatura a causa del volcán de la zona. Es sorprendente ver el barro negro y rojo hirviendo (el color se da por minerales como el hierro presente en la tierra) y el vapor saliendo del suelo.

Hervideros de San Jacinto
Hervideros de San Jacinto

DÍAS 7 y 8

Para cerrar la semana y nuestro paso por Nicaragua, fuimos a un lugar único y súper recomendable, el Cañón de Somoto. Tuvimos la suerte de conocer a Anastacio, un gran y muy amable guía local que nos llevó a recorrer el cañón durante cuatro horas. Caminamos por el lecho del río y nos metimos al agua dejando que la corriente nos lleve rodeados de una pared gigante de rocas. Una experiencia que nunca habíamos vivido y que vale la pena en un 100% (para los que visiten el lugar, no duden en llamarlo! Su teléfono es 86123942). Para coronar el día, la familia de Geovanny, dueña del estacionamiento que está a la entrada del Cañón donde habíamos dejado la Kombi, no nos cobró el parqueo y nos invitó con un plato de frijoles, queso, crema y pan. Dos noches en medio del campo con un cielo estrellado sirvieron para descansar bien y seguir rumbo a El Salvador.

Nadando por el Cañón de Somoto
Nadando por el Cañón de Somoto

 

Algunas otras cosas que nos llamaron la atención

Nicaragua es el país de las bicicletas. Las bicis son el medio de transporte principal y se ven en todo pueblo y ciudad. Hasta vimos padre, madre e hijo arriba de la misma bicicleta!

Nicaragua es famosa por sus hamacas y a donde vayas siempre va a haber alguien que te quiera vender una.

Los hombres nunca pierden la oportunidad de decir piropos y hasta recibí halagos estando al lado de Nico (que no entendí mucho porque eran en inglés).

Hay wi-fi libre en casi todas las plazas principales del país.

Los carteles con la cara gigante del Presidente Daniel Ortega están por todos lados.

Nicaragua es un país muy barato pero hay que pagar para casi todo (Parques, estacionamientos, etc.)

 

Gastos fronterizos de Centroamérica

Frontera Peñas Blancas > Costa Rica-Nicaragua

-Impuesto migratorio personal de salida de Costa Rica 8 USD

-Fumigación del vehículo para entrar en Nicaragua 3 USD

-Impuesto migratorio personal de entrada a Nicaragua 12 USD por persona

-Impuesto de rodamiento del vehículo por entrada a Nicaragua 5 USD

-SOAT (seguro obligatorio del vehículo) 12 USD por mes

 

Frontera El Espino > Nicaragua-Honduras

-Impuesto personal de la alcaldía de Somoto por salida de Nicaragua 1 USD por persona

-Impuesto migratorio personal de salida de Nicaragua 2 USD por persona

-Impuesto migratorio personal de entrada a Honduras 3 USD por persona

-Permiso de circulación del vehículo en Honduras 36 USD

-No se paga seguro ya que no es obligatorio y en la frontera no saben decirte dónde sacarlo ni cuanto sale.

 

Frontera El Amatillo Honduras-El Salvador

No hay que pagar nada ni en la salida de Honduras ni en la entrada a El Salvador. El SOAT tampoco es obligatorio en este país.

 

Podés ver fotos de Nicaragua entrando acá y el video de nuestro paso por el país acá!

Anuncios

4 thoughts on “Una semana en Nicaragua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s