México: con los colores del Caribe

Belice hola y chau

Todavía encantados con todo lo que nos pasó y conocimos en Guatemala, cruzamos la frontera con Belice, un país incógnita para nosotros que así se mantuvo ya que lo atravesamos en el día. Lo que pudimos ver en esas horas de carretera dentro del país es que la mayoría de su población es negra, que hablan inglés como primer idioma (aunque también la mayoría habla español) y que pareciera estar vacío. Belice tiene una extensión de 23.000 km2 y una población de poco más de 300.000 habitantes. Para que se den una idea, El Salvador mide 21.000 km2, pero viven alrededor de 7 millones de personas. Loco, no?

La ruta principal que cruza todo el país circunvala las ciudades, por lo que si se quiere entrar en alguna hay que desviarse. Lamentablemente no vimos carteles que lo indiquen. Nuestra idea era darnos una vuelta por algunos pueblos y ciudades para recorrer un poco, pero cuando nos dimos cuenta de esto, ya habíamos atravesado todo el territorio beliceño y nos disponíamos a cruzar otra frontera, la mexicana.

Almorzando en Corozal, Belice
Almorzando en Corozal, Belice

Mágico Bacalar

Hicimos los trámites de salida de Belice bastante rápido y nos metimos en una fila eterna de autos para cruzar a México. Cuando llegamos a la aduana y migraciones de México nos indicaron que saliéramos de la fila y bajáramos a hacer los trámites. Resulta que la fila era sólo para mexicanos que cruzaban casi sin hacer papeles. Claro, era domingo y muchos volvían de pasar el fin de semana en el país vecino. Después de unos cuantos y costosos pagos que tuvimos que hacer, cruzamos la frontera y nos dirigimos a Bacalar, famoso pueblo por su increíble laguna de 7 colores que, a pesar de que se hizo más turístico en los últimos años, aun mantiene una tranquilidad y misticismo particular. México denominó a Bacalar como uno de los “pueblos mágicos” del país y al mirar su laguna con sus varias tonalidades uno realmente piensa que algo de magia hay ahí. Según cuentan los habitantes de Bacalar, los 7 colores se deben a que dentro de la laguna hay 7 cenotes (cuevas subterráneas inundadas) que son los que dan las diferentes tonalidades al agua.

Para llegar a la laguna y disfrutar de un refrescante baño en esas aguas transparentes, hay que hacerlo por alguno de los muelles. Algunos son privados de casas u hoteles y otros públicos. Nos indicaron donde estaba el balneario público y fuimos para allí. Durante el día cualquiera puede ingresar sin pagar y disfrutar de un gran muelle en medio de la laguna. A la noche dormíamos en la Kombi afuera del balneario frente a otro muellecito desde donde salían las lanchas para los tours en la laguna. Así pasamos unos 4 días aprovechando el agua dulce y los amaneceres tardíos de ese bello lugar.

1bacalar
Muelle del balneario público de Bacalar

Tulum, sargazo y cenotes

Cualquiera que escuche el nombre Tulum lo relaciona inmediatamente con un paraíso. Yo había estado por ahí hace casi 4 años y tenía el mejor recuerdo de esa playa tranquila, la arena blanca y finita como la harina y el agua transparente.  Lamentablemente cuando llegamos, todo ese imaginario se cayó. Nos encontramos con un panorama bastante distinto al que pensábamos. Nos costó mucho encontrar un lugar donde poder estacionar con la Kombi cerca de la playa porque toda la costa está llena de hoteles y cabañas. El único lugar que conseguimos implicaba estar bajo el rayo del sol todo el día. A esto se le sumó que faltaban unos pocos días para la Navidad y todo estaba repleto de gente. Además, el sargazo no daba tregua: montañas de algas malolientes copaban la playa. Una vez que logramos estacionar y conseguimos tirarnos bajo la sombra de unas palmeras en la playa de pescadores, nos dimos cuenta que no era tan malo. Al final nos quedamos varios días en los que caminamos por la playa, nos dimos alguno que otro chapuzón en el mar, dormimos la siesta y jugamos a las cartas.

De ahí nos fuimos a conocer uno de los cenotes más famosos de la zona, el Cenote Dos Ojos. Según lo que pudimos ver, los cenotes pueden tener varias formas. Algunos parecen lagunas a simple vista, pero al meterse se ve que en el fondo hay un mundo aparte. Otros son grandes pozos en la tierra donde se puede bajar por escaleras hasta el agua, y otros, como el Dos Ojos, son cuevas con estalactitas y estalagmitas que se llenaron de agua. Durante un buen rato nadamos evitando pensar en lo fría que estaba el agua y tratando de mirar hacia bajo con el snorkel como pasaban nadando, a varios metros de profundidad, algunas personas haciendo buceo y metiéndose en los recovecos de la cueva.

La playa de Tulum con los barcos pesqueros y el sargazo
La playa de Tulum con los barcos pesqueros y el sargazo

Delfines y tortugas en Akumal

Akumal es una playa pública famosa porque las tortugas marinas se acercan a la costa a comer los pastos marinos que crecen bajo el agua. Como llegamos al mediodía no había un centímetro de arena libre para recostarse, así que decidimos volver al día siguiente bien temprano. Mientras buscábamos donde pasar el resto del día y la noche, vimos un cartel sobre la ruta a unos pocos kilómetros que indicaba “Acceso a playa pública” y nos mandamos. Cuando llegamos a la playa nos dimos cuenta que ese acceso estaba en medio de un gigantesco hotel All Inclusive. Estacionamos la Kombi al lado de una de las entradas del hotel y nos fuimos a la playa. El mar estaba súper limpio porque los empleados del hotel recogían el sargazo todos los días y además habían armado un muro de bolsas de arena dentro del agua a unos 50mt de la orilla para evitar que llegaran las olas. El mar parecía toda una piscina preparada para los huéspedes del hotel. Como parecía una playa privada para los huéspedes, nadie notó que nosotros no nos estábamos hospedando en el hotel, así que usamos las reposeras y sobrillas del hotel y hasta probamos algo de la comida del restaurante. El hotel era tan increíble que tenía hasta una piscina con delfines y justo conocimos a uno de los entrenadores de los delfines que nos invitó a pasar a verlos. Nos sentimos de vacaciones por un día.

A la mañana siguiente llegamos a Akumal a las 8 am y aprovechamos que todavía no había gente para meternos al agua y nadar con las tortugas. Son muy fáciles de ver y no se asustan porque están acostumbradas a estar entre la gente. En un momento nos vimos rodeados por tres de diferentes tamaños y también pudimos ver una raya camuflándose con la arena del fondo. Nadamos hasta el arrecife que está a pocos metros de la costa y después nos tiramos a dormir una siesta al sol. Cuando  llegó el mediodía y la gente era demasiada, nos fuimos para Playa del Carmen.

Nadando con las tortugas en Akumal
Nadando con las tortugas en Akumal

Navidad argentina en Playa del Carmen

Desde hacía varios meses que veníamos hablando con otros amigos viajeros argentinos para pasar juntos la Navidad así como lo habíamos hecho el año anterior en las playas de Ecuador. Este año las fiestas nos agarraron en México y decidimos festejar con unos chorizos a la parrilla, nachos con queso de entrada, waffles con helado de postre y muchas jarras de Fernet con Coca-Cola. El festejo terminó a las 3 am y como nos sentíamos totalmente ajenos a la joda que se daba en los varios de los bares y boliches de Playa del Carmen, decidimos ir a dormir a la estación de bomberos. El 25 de diciembre lo pasamos muy tranquilos, comiendo salchichas con tortillas de maíz (acá todo se come con tortillas) y casi sin movernos de las reposeras que ubicamos en la sombra de la estación de bomberos. Así evitamos el calor y la multitud de gente que seguramente estaría en la playa.

Mucho se escucha decir en Argentina sobre Playa del Carmen. Pensamos que íbamos a encontrarnos con una sucursal de Argentina en el Caribe ya que algunos años atrás era EL lugar para ir a trabajar. Cualquier argentino que se quería escapar de la ciudad se iba para ahí, conseguía trabajo fácil o se ponía a vender cosas por cuenta propia y podía vivir tranquilamente. Hoy el panorama cambió mucho. Hay tanto control policial y de migraciones que casi ningún negocio se anima a contratar extranjeros sin visa de trabajo porque tienen que pagar multas costosísimas. Y vender comida, artesanías o lo que sea por tu cuenta es un gran riesgo ya que te pueden deportar. Nosotros preferimos no arriesgarnos y guardar las postales para otro lugar. Además, coincidimos con otros viajeros que no es el lugar más lindo ni más cómodo para estar. Claro que depende de cómo uno viaje. Si uno se va de vacaciones a un hotel frente a la playa con todo incluido y a la tarde sale a caminar por la 5° avenida a comprar recuerdos o probar cosas típicas de los varios restaurantes que hay, es un lugar soñado. Pero al estar con la Kombi, sin posibilidad de acceder con ella a la playa y sin tener un lugar donde dormir más que los bomberos o el estacionamiento de un supermercado, se vuelve incomodo. Una semana en Playa fue suficiente para decir: ¡sigamos adelante!

Navidad en los bomberos de Playa del Carmen
Navidad en los bomberos de Playa del Carmen

Cancún para todos los gustos

Como la playa de Playa del Carmen nos había defraudado un poco por ser tan chiquita y estar tan llena de gente, no teníamos muchas expectativas con la de Cancún. Nos imaginábamos que no habría forma de llegar a la playa por la cantidad de hoteles que hay. Pero cuando llegamos a la playa pública de la zona hotelera de Cancún (que está bastante alejada del centro), descubrimos el mar más turquesa que hayamos visto hasta ahora y una gran playa de arena blanca con palapas gratuitas (sombrillas hechas de madera y paja). Pudimos estacionar en un parqueo público frente a la playa que contaba con duchas, baños disponibles y seguridad a cargo de la policía turística toda la noche como para dormir ahí. Nos quedamos varios días disfrutando de la playa y vendiendo alguna que otra postal y artesanías en el estacionamiento. Pero lo mejor de Cancún fue el clima que nos tocó. Días de sol y mucho viento que no paraba un segundo y que nos permitía dormir bien fresquitos y no sufrir el calor dentro de la Kombi. El día que nos fuimos recorrimos la zona hotelera y nos sorprendió la magnitud de esos gigantes hoteles que abarcan toda la costa. Es un mundo aparte con sus tiendas de ropa, restaurantes, bares y canchas de golf. Por suerte, hay un lugar para todos.

Playa Delfines en Cancún
Playa Delfines en Cancún

¡Feliz año nuevo Holbox!

Holbox es una islita que se encuentra al norte de Cancún. Es mucho menos turística y conocida que Cozumel o Isla Mujeres y más rustica. Ahí todavía se vive un ambiente tranquilo, es un pueblito de pocas cuadras pero mucha naturaleza. Ir a Holbox es transportarte a otro universo. Por eso y, sobretodo, porque mi amiga del alma Eva vive allí hace algunos meses, decidimos ir a despedir el 2015 y recibir el nuevo año. Durante los dos días que pasamos ahí nos dedicamos a dejarnos llevar por lo que pasaba. Recorrimos el pueblo, fuimos a la playa y vimos unos relajados atardeceres.  La  última noche del año la pasamos en Tribu, el hostel en el que trabaja Eva, donde nos recibieron como si nos conocieran, nos invitaron con una pizza exquisita y unos buenos tragos. Pasamos de la fiesta electrónica con body painting fluorescente que había en el hostel a bailar al ritmo de la cumbia en la plaza del pueblo con una banda local que tocaba en vivo. Una excelente forma de despedir este año grandioso para nosotros.

Último atardecer del 2015 en Holbox
Último atardecer del 2015 en Holbox

Como ya extrañábamos a Dora que había quedado en un estacionamiento en tierra firme, volvimos a buscarla y seguir viaje para Yucatán. Nos despedimos de la playa por un tiempo y nos llenamos de energía para las muchas cosas que nos esperan en este nuevo año.

Para ver más fotos del Caribe hacé clic acá y vivilo con nosotros en este video!

Anuncios

4 thoughts on “México: con los colores del Caribe

  1. Que otra cosa puedo decirles que FELICITACIONES!!!!!Me pregunto, sera cierto todo lo que contas mi querida Luli, o lo decis, mala, mala para darnos envidia a
    nosotros aca con un calor terrible?M aravilloso como siempre todo lo que contas, ademas parece uno estar ahi,,viendo lo que vos vas diciendo.Los veo bailando en la plaza!!!!!!!Espero que les falte mucho todavia para EEUU asi no les agarra la nieve que dicen es tremenda!!!!.No pueden mandar, para esta abuela vieja y bruta algunas fotos?????Los quiero mucho, y sigan asi, paseando pero tambien conociendo tanta lugares maravillosos.

    Me gusta

  2. Chicos les hago una consulta.. estoy planeando mi viaje con mi novia, pero no entiendo aun bien el tema de la vuelta. Tengo entendido que saliendo por bolivia te dan un año de permiso de exportacion temporal para la kombi extendible a un año mas… vencido ese plazo como hago para traer la kombi de vuelta.. ya que por lo que veo es mas que evidente que dos años no alcanzan para recorrer america y ensima volver… gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s