México: Yucatán, tierra de Mayas

Nos despedimos de Quintana Roo y entramos en uno de los estados más populares de México: Yucatán. Cada ciudad de Yucatán tiene algo importante por lo que se destaca. Todas son parte importante de la historia de este país y de nuestro continente y guardan leyendas y tradiciones dignas de ser compartidas.

Valladolid: donde nace la revolución

Nuestro primer destino de la península fue Valladolid, un nombre que suena tan español que cuesta imaginarlo en medio de una tierra con tanta historia maya. Se dice que allí surgió la primera chispa de la Revolución Mexicana y hoy se la conoce como “La capital este de los Mayas”. En los alrededores y en el mismísimo centro de la ciudad uno puede visitar varios cenotes, estas maravillas naturales de las que les contábamos en la nota anterior y que aparecen en todo Yucatán (al parecer hay más de 7 mil sólo en este estado). Nosotros conocimos el Cenote Oxman en la Finca San Lorenzo, un poco alejado del centro y mucho más tranquilo que el Cenote Zaci que está en medio de la ciudad. Casi no había gente cuando llegamos y pudimos disfrutar del agua fresca por un buen rato. También nos animamos a dejarnos caer al agua tirándonos desde una soga que te hacia volar unos metros. Al ser un gran pozo en la tierra, no le entraba mucha luz del sol y todo se ve de un azul profundo, pero en los momentos en que algún rayo de sol se colaba por entre los árboles, generando un raro efecto en el agua, uno puede darse cuenta lo profundo de este gran pozo de agua y del universo que hay allí abajo.

Cenote Oxman visto desde arriba en las afueras de Valladolid
Cenote Oxman visto desde arriba en las afueras de Valladolid

Chichen Itza: maravilla mundial

A 40 km de Valladolid se encuentra esta legendaria ciudad maya conocida en todo el mundo. En 1988 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y en 2007 como una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno. Es paso obligado para cualquiera que visite México. Chichen Itza no llama tanto la atención por el tamaño de sus construcciones o por donde está ubicada, sino por la perfección de su arquitectura, la acústica y lo increíble de su historia. Los Mayas eran excelentes matemáticos y astrónomos y crearon la Pirámide de Kukulcan que es un calendario perfecto. Sus escalones y sus cuerpos suman la cantidad de días y meses del año. Todo fue calculado. Cada año durante el equinoccio de primavera y de otoño (21 de marzo y 22 de septiembre), la luz del sol ilumina la pirámide de forma tal que aparece una serpiente que pareciera bajar por las escaleras del monumento. Para ver este espectáculo llega gente de todo el mundo. Además de la pirámide principal uno puede visitar el Juego de Pelota, una especie de cancha donde se llevaba a cabo un juego que más que deporte era una celebración que se hacía en ocasiones especiales y donde el capitán del equipo ganador (según algunas teorías) o del perdedor (según otras), era sacrificado.  También está el Templo de las Mil Columnas, El Observatorio, La Casa de las Monjas (obviamente que no había monjas en la época, pero algunos nombres fueron puestos por los españoles), y el Cenote Sagrado donde realizaban sacrificios. Para poder apreciar cada uno de estos lugares y no sentir que son solo piedras apiladas, es mejor ir con un guía. Además conviene hacer la visita bien temprano por la mañana antes de que lleguen todos los tours del mediodía y que el calor se vuelva insoportable.

Como nosotros llegamos un sábado pasado el mediodía y nos parecía un poco tarde para entrar al sitio arqueológico, decidimos esperar al día siguiente. Por suerte nos habían pasado el dato de que todas las noches se realizaba un show de luces y sonido gratuito proyectado sobre la pirámide principal llamado “Noches de Kukulcan” que cuenta la historia de la civilización Maya. En la entrada nos indicaron que debíamos tener una reserva previa, pero como eran vacaciones y había tanta gente que quería entrar y no tenía reserva, decidieron hacer una función extra a la que pudimos acceder y disfrutar desde la primera fila.

Pirámide de Kukulcan, la más importante de Chichen Itza
Pirámide de Kukulcan, la más importante de Chichen Itza

Izamal: la ciudad dorada

Después de recorrer Chichen Itza, nos fuimos a otros de los Pueblos Mágicos de México. Sin dudas acá todo parece mágico porque tiene un brillo especial, no por nada la llaman la ciudad dorada: todo en Izamal es amarillo. Sus casas, tiendas, edificios, Iglesias, etc. tienen ese color tan particular. Dormimos allí en una gasolinera y al día siguiente visitamos el Convento franciscano que tiene el segundo atrio más grande del mundo (el primero está en el Vaticano). También subimos a la Pirámide Kinich Kak Moo desde donde se ve toda la ciudad y pasamos por el mercado a probar unos salbutes, una especie de tacos de pollo y de queso relleno de carne (si si, así como lo leen, se trata de un queso semiduro relleno de carne picada). ¡Muy buenos!

Convento de Izamal
Convento de Izamal

Mérida: capital cultural

Esta bella ciudad nombrada en el año 2000 como “Capital Cultural de las Américas” nos recibió muy bien. Lo colonial se fusiona con lo moderno haciendo de sus calles un lugar único. Los edificios históricos, iglesias y plazas se mezclan con las luces y cafés modernos del Paseo Montejo. Allí nos quedamos una semana donde nos reencontramos con El Pelado (ya perdimos la cuenta de la cantidad de reencuentros y despedidas) y paramos en lo de Dani y Caro que tienen un Curioso Circo donde cada día dan clases de cosas loquísimas y copadas que nunca podríamos hacer como telas, slackline, malabares, acrobacia, ula-ula, etc.

Nuestra última noche en la ciudad la pasamos con los miembros del Club de VW Only Aircooled and Company quienes nos ayudaron a seguir viaje llevándose postales, stickers y artesanías y nos hicieron probar la famosa y típica Rosca de Reyes que nos encantó.

En el Paseo Montejo de Mérida con el Pelado
En el Paseo Montejo de Mérida con el Pelado

Ruta Puuc: universo arqueológico

Desde Mérida tomamos la Ruta Puuc desde donde se pueden visitar muchos sitios arqueológicos no tan conocidos pero igual de impresionantes que los más famosos. Nuestra primera parada fueron las Grutas de Loltún, las cavernas más grandes de Yucatán que fueron habitadas años atrás y que uno puede recorrerlas caminando. Para llegar tuvimos que desviarnos un poco del camino y no sabíamos que esperar del lugar. Nos imaginábamos unas pequeñas cuevas donde había que entrar con linternas. Pero no, hace un tiempo se instalaron en su interior luces que hacen de la visita un recorrido poco común. Uno va transitando las distintas galerías llenas de estalactitas y estalagmitas que se forman por el agua que se filtra. Al ver los techos altísimos, de más de 10 metros de altura, uno no puede creer que se encuentre a 50 metros por debajo de la tierra. Dentro también se pueden ver pinturas rupestres y esculturas hechas en piedra. La visita debe hacerse con guía obligatoriamente con un pago a voluntad. Durante el recorrido de una hora y media, el guía que nos tocó a nosotros, más que contarnos sobre la historia del lugar se dedicó a narrar anécdotas de otros visitantes y turistas. De todas formas, es un lugar que nos sorprendió y que recomendamos visitar a todos los que pasen por ahí.

Grutas de Loltún
Grutas de Loltún

De allí seguimos la ruta y llegamos a Kabah, una de las zonas arqueológicas que están en medio de la nada y que no muchos conocen. El recorrido empieza en el Arco, que da entrada a la ciudad. Pero lo más impresionante de Kabah son los grandes mascarones que decoran el frente del Palacio, el edificio principal del complejo. Son 250 mascarones del dios Chac, el Dios de la Lluvia que tienen un detalle y complejidad impresionantes.

Mascarones del Dios Chac en Kabah
Mascarones del Dios Chac en Kabah

El último sitio arqueológico que visitamos en Yucatán fue Uxmal. Para los mexicanos es un lugar tan conocido como Chichen Itza, pero nosotros no sabíamos que existía antes de entrar en este país. Es el centro religioso prehispánico más importante de la ruta Puuc. Llegamos bien temprano y, a diferencia de Chichen Itza, estaba vacío. Lo recorrimos tranquilos admirando su gran plaza principal, los detalles de la decoración de mosaicos geométricos que distinguen sus gigantes edificios y subimos a la pirámide más alta para tener una vista completa del lugar. Nos despedimos de Yucatán con este gran escenario y cruzamos al estado de Campeche.

Plaza principal de Uxmal
Plaza principal de Uxmal

Campeche: colorida y colonial

La ciudad de Campeche, capital del estado del mismo nombre nos recordó a Cartagena de Indias en Colombia. Arquitectura e historia similar: su casco histórico con edificios coloniales, casas coloridas y calles angostas y una gran muralla que lo rodea y que servía para protegerse de los piratas ingleses que querían tomar las riquezas que los españoles habían encontrado. Llegamos a Campeche un domingo y la encontramos vacía. Pudimos estacionar la Kombi fácilmente en el centro y llegamos justo para el maping (proyección de audio y video) en la fachada de la biblioteca de la plaza principal. Nos pareció aun mejor que el que vimos en Chichen Itza. Compartimos unos mates con unos paisanos que también recorrían México en Kombi y buscamos una gasolinera para pasar la noche. Al día siguiente parqueamos frente al malecón para desayunar con vista al mar y nos fuimos al centro. La ciudad había cambiado por completo, todo estaba lleno de autos y de gente. Pasamos otro día allí recorriendo el casco histórico, visitamos algunos museos para conocer más la historia del lugar y volvimos a dormir a la misma estación de servicio para partir temprano al otro día y conocer un nuevo estado: Chiapas.

Calle del centro histórico de Campeche
Calle del centro histórico de Campeche

Para ver más fotos de Yucatán visitá este link y no te pierdas el video acá!

Anuncios

4 thoughts on “México: Yucatán, tierra de Mayas

  1. hay gente que vive solo por “vivir” pero uds sin duda lo están haciendo..
    esperando que nunca, en ningún momento exista un mínimo arrepentimiento de este gran viaje!
    un abrazo y suerte!
    Alberto.
    De: Monterrey!

    Me gusta

      1. Sii, nos pareció super moderna la ciudad, muy loco con las montañas ahi al lado y la gente muy buena onda!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s