México: herencia colonial

Querétaro: calidez entre tanto frío

Por fin salió el sol en la Ciudad de México pero ya era hora de despedirnos. Llegamos un domingo y partimos al domingo siguiente rumbo a Querétaro. Antes de conocer este nuevo estado, fuimos a Tepotzotlan a visitar el Acueducto de Xalpa conocido como los Arcos de Sitio. Fue construido por los frailes jesuitas a principios del siglo XVIII para llevar agua del río del Oro hasta la hacienda de Xalpa. Tiene una altura de 61 metros y por eso se considera como el más alto de Latinoamérica.

Arcos de Sitio en Tepotzotlan
Arcos de Sitio en Tepotzotlan

A pocos kilómetros de llegar a Querétaro, cuando íbamos por la autopista, un auto con una familia a bordo nos hizo señas de que paremos. Así fue como conocimos a Eduardo, Cintia y su hijo Patricio… y empezó la buena racha. Ellos nos dijeron que al llegar a Querétaro los llamáramos para ir a comer. Y eso hicimos. Fuimos juntos a comer unos ricos tacos al pastor y unas gringas y los dueños del restaurante terminaron invitándonos para que pasemos otro día a comer gratis.

Los días siguientes dormimos en El Hostal de Casa Arcos que se encuentra a media cuadra de la Plaza de Armas y donde canjeamos nuestro hospedaje por fotos del lugar. Fue muy conveniente porque la ubicación era ideal para salir a recorrer el centro histórico a pie. La ciudad nos encantó, con su centro bien prolijo y sus edificios coloniales. Querétaro es sinónimo de historia, fue allí donde la corregidora, esposa del corregidor y a quien habían encerrado en su casa por tener ideas independistas, se arriesgó para advertir al padre Hidalgo mediante un mensajero, que habían descubierto sus intensiones.También visitamos el acueducto que esconde una historia de amor. Dice la leyenda que fue construido por un Marqués español que se había enamorado de una de las monjas capuchinas que habitaban el convento de Querétaro. Ella le pidió que hiciera llegar el agua hasta el convento y es así que el Marqués empleó 11 años en esa monumental construcción.

Plaza de Armas de Querétaro
Plaza de Armas de Querétaro

Otra de las cosas que hizo que nos gustara tanto la ciudad, fue que conocimos tanta gente dispuesta a ayudarnos que nos fuimos muy movilizados. Nos reunimos con varios clubes de VW que organizaron reuniones fuera del día habitual solo para vernos. Además nos llenaron la Kombi con bolsas de comida, regalitos y hasta cartas. Nos fuimos cargadísimos de energía y buenas vibras! También Vespatitlán, la mejor y mas completa tienda de articulos especializados para motos Vespa, nos regaló un tanque de gasolina para la Kombi y tuvimos varias invitaciones a comer.

Esos días que pasamos en Querétaro justo pegó fuerte un frente frío que hizo que cayera granizo en la ciudad y que nevara en zonas cercanas. Nos decían que era muy raro que lloviera tanto. Pero el frío que tuvimos se apaciguó con la calidez de la gente. No podíamos creer tanta amabilidad y buena onda! Querétaro es de esos lugares donde pensábamos estar un par de días y terminamos quedándonos casi una semana.

En una de las reuniones con los clubes de VW
En una de las reuniones con los clubes de VW

Guanajuato: la ciudad de los túneles

Tiene un nombre gracioso y es una de las ciudades más raras en las que estuvimos. Guanajuato se caracteriza por sus túneles. Por estos túneles hace muchos años pasaba agua, pero ahora son calles donde hay hasta estacionamientos. Muchas de las calles del centro de Guanajuato son peatonales, por eso caminando es la mejor forma de conocer la ciudad, sus edificios y su historia. No hay nada más lindo que caminar sus calles, perderse y encontrar una plaza medio oculta. Mientras por arriba hay un mundo de gente recorriendo, por abajo van los autos. Los túneles parecen laberintos: tienen bifurcaciones, salidas, entradas y algunos son muy largos. Por suerte está todo muy bien señalizado, sino nos hubiéramos perdido varias veces.

Una Kombi saliendo de unos de los túneles
Una Kombi saliendo de unos de los túneles

El día que llegamos nos reunimos a la noche con los del club de VW Killer Bugz quienes nos invitaron una rica pizza con cerveza y al día siguiente aprovechamos que era sábado para ponernos a vender en un punto turístico clave: el mirador del Pípila. Allí se encuentra el monumento al Pípila, un joven minero que formó parte de las filas del ejército de Miguel Hidalgo y participó en la Toma de la Alhóndiga de Granaditas. Desde allí se tiene una vista espectacular de toda la ciudad, tanto de día como de noche con la Basílica y la Universidad iluminadas.

Vista de Guanajuato desde el Mirador del Pípila
Vista de Guanajuato desde el Mirador del Pípila

Otro de los atractivos turísticos de Guanajuato es su famoso Museo de las Momias. En realidad no son momias, sino cuerpos de gente muerta que se deshidrataron naturalmente y se encuentran en perfecto estado, no sufrieron ningún tipo de proceso artificial ni de embalsamiento. Son cuerpos que fueron sepultados en nichos en el cementerio municipal y que, después de 5 años, si su familia no pagó lo que debía, son llevados al museo. Es una visita curiosa y un poco tétrica, no apta para gente impresionable, ideal para morbosos.

San Miguel de Allende: pintada a mano

A aproximadamente 60 km de Guanajuato se encuentra esta pintoresca ciudad, mucho más chica que las anteriores pero muy muy linda. Todas sus casas y tiendas mantienen los mismos colores cálidos como el amarillo, naranja y rojo y uno siente que se transporta al pasado con sus construcciones antiguas y su parroquia de estilo neogótico. No por nada es un destino muy elegido por estadounidenses que una vez retirados deciden pasar el resto de sus vidas en este tranquilo lugar.

En San Miguel de Allende estuvimos parando en un lugar soñado. Los dueños del hotel boutique Casa de la Noche nos invitaron dos noches a su Casa Contenta. Y sí que nos pusimos contentos: toda una casa entera para nosotros con patio, cocina completa, living y comedor. Lo mejor: la cama gigante y la ducha caliente y con mucha presión. Aprovechamos esos días ahí para cocinar cosas ricas que hace mucho no comíamos (porque en la Kombi a falta de horno se complica hacerlas), como unas buenas milanesas de pollo con papas fritas caseras. También aprovechamos el espacio para desplegar todas las cajas con materiales y dedicarnos a producir algunas de nuestras artesanías.

Nuestra casita por unos días
Nuestra casita por unos días

El día que nos íbamos, al volver a la Kombi después de dar una última vuelta por el centro, nos encontramos con un papelito del hotel Mansión Virreyes en el parabrisas de la Kombi, que decía que nos invitaban una comida y una noche en el hotel. Como ya nos íbamos, aceptamos solo la invitación a comer. Ya que era temprano y todavía no habíamos desayunado, aprovechamos para saborear uno de los platos que todavía no habíamos probado en México: los chilaquiles. Consiste en un plato con tortillas de maíz, huevo frito, tomate, queso, crema y frijoles. Riquísimo! Uno de nuestros platos preferidos! Hasta ese momento no entendíamos bien los horarios de comida en México: alguna gente almorzaba antes de las 12 del mediodía y otros a las 4 de la tarde. Después descubrimos que, por un lado, algunos le llaman almuerzo a lo que nosotros le diríamos desayuno, y por el otro, que desayunando ese platazo de chilaquiles con razón almuerzan a las 4 de la tarde. Nosotros no pudimos comer nada más en todo el día. Una bomba!

Chilaquiles! mmmmmm
Chilaquiles! mmmmmm

Sin dudas, estas tres ciudades entran en la lista de nuestras preferidas en México y nos encantaría volver, seguir recorriéndolas y, por qué no, quedarnos un tiempito para disfrutarlas mejor. No solo por sus edificios, colores, historia, gastronomía y detalles que las hacen preciosas y únicas, sino por su gente. Y si, suena repetido ¿no? Es que México no deja de sorprendernos! Y esto es solo una muestra de lo que conoceríamos todavía más al norte del país. Pero eso, en la próxima nota!

Anuncios

6 thoughts on “México: herencia colonial

  1. Ustedes con su simpatía , mas Dora y su recorrido son unos excelentes EMBAJADORES ARGENTINOS !! adonde fueron el domingo de Pascua ? ( soy una preguntona jajajajja)

    Me gusta

    1. jajaja Gracias Martha!! El Domingo estuvimos recorriendo San Antonio y vimos una proyección de luz y sonido sobre la catedral de la ciudad! besos!!

      Me gusta

  2. Nuevamente gracias chicos muy sustanciosos todos sus comentarios, leerlos es como estar recorriendo tanta belleza juntos. Ahora bien que son los ¿Chilaquiles? un plató que en la foto se aprecia bien rico y me tentaron!!! Biem no los molesto más y continuemos pensando en que encontraremos por delante. Abrazo enorme; Roberto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s