Lo que nos dejó México

103 fueron los días que pasamos en México. A veces sentimos que se pasaron rapidísimo, a veces que entramos hace mucho. Lo cierto es que fueron 103 días y 11 estados recorridos, y durante ese tiempo conociendo y viviendo en distintas partes de México, pudimos apreciar algunas particularidades de este gran país.

Carreteras y tránsito

-Viajando en vehículo, una de las cosas más importantes para nosotros es el tema de las rutas: en qué estado están, si hay peajes, etc. En México nos encontramos con algo que no habíamos visto en otros países. Uno puede optar por tomar una autopista de cuota (es decir de peaje pago) o la carretera libre. La primera, en general, está en muy buen estado, cuenta con baños y lugares de descanso abiertos 24 horas y es más segura. Pero los peajes pueden llegar a costar hasta 1 peso mexicano por kilómetro recorrido (y eso es bastante!). La libre, en cambio, atraviesa pueblos y ciudades, no está tan bien mantenida y tiene 2 millones de topes (lomos de burro). Además, en estas las distancias entre dos puntos son más largas porque la ruta sube y baja las montañas constantemente en lugar de hacer tramos rectos como la de cuota. Nosotros tomamos de las dos, dependiendo los costos del peaje (que averiguábamos de antemano) y de la cantidad de kilómetros extra que había que hacer por la libre. Lo bueno de andar por la libre es que uno se mete y conoce más lugares que en la de cuota pasa de largo.

Carretera de cuota entre Oaxaca y Puebla
Carretera de cuota entre Oaxaca y Puebla

-Otra cosa que nos llamó la atención con respecto a las rutas es que en muchos lados hay carteles que te piden que si manejás lento, vayas por el acotamiento (es decir la banquina) para dejar que otros autos te pasen. Raro!

-También en las rutas a lo largo de todo el país nos encontramos con peregrinajes que hacen los ciclistas que son fieles a alguna virgen o santo en particular. Por lo general van acompañados de varios autos de apoyo y suelen hacer un recorrido de varios kilómetros.

Ciclistas en procesión por la carretera
Ciclistas en procesión por la carretera

-Nos habían advertido que la policía en México es complicada. Por suerte no tuvimos problemas pero nos pasó que nos pararon un par de veces y nos hicieron varias preguntas tan seguidas que casi no nos daban tiempo a responder. Algunas preguntas eran: de dónde vienen y a dónde van, hace cuánto que están en México y cuánto tiempo se piensan quedar, de dónde son, a qué se dedican, dónde trabajan, hace cuánto, etc. Nos sentimos bajo un interrogatorio pero por suerte respondimos todo sin dudar y nos dejaron seguir.

-En muchos pueblos y hasta en algunas ciudades, en vez de utilizar semáforos, hay un cartel en las esquinas que dice “1×1. Primero tú y luego yo”. Es decir: primero pasa el auto de una esquina y luego el de la otra y así se van turnando. Sorpresivamente es algo que se respeta bastante y funciona bien.

-Donde sí el tránsito es un verdadero caos es en la Ciudad de México. Por la cantidad de habitantes y de vehículos que hay, uno puede quedar atrapado durante horas en medio del tráfico. Nos pasó estando con unos amigos que queríamos ir de una punta a la otra (de Teotihuacán a Xochimilco) y entre congestionamiento y semáforos, tardamos casi 3 horas. Por suerte la Kombi no se movió mucho en la semana que estuvimos ahí, así que no lo sufrimos tanto.

Comida

Si de comida de trata, México merece un capítulo aparte. Famosa en todo el mundo, su gastronomía da de qué hablar. Amada por muchos y odiada por otros tantos, hay que aprender a acostumbrarse a ella y a entender su variedad.

Al principio nos pasaba que nos ofrecían tantas cosas en un mismo lugar y que cuando nos explicaban cada una, no veíamos mucha diferencia. Con el tiempo nos dimos cuenta que, efectivamente, la mayoría de los platos mexicanos tienen los mismos ingredientes. La base es la misma: tortilla de harina de maíz. Pero esta puede venir frita, tostada, salteada, ser redonda, cuadrada o rectangular, estar doblada, ser grande como una pizza o pequeña como la tapa de una empanada. ¿Los rellenos? Infinitos! Empezando por queso, quesillo (que no es lo mismo), frijoles, champiñones, pollo, res, cerdo, pescado, mariscos, papa, aguacate, salsas. Solos o combinados. En fin, si vas a México tenés que probar todo. Los más conocidos son los Tacos (los más raros que probamos fueron los de lengua y nuestros preferidos los árabes y al pastor). Pero también están las Tostadas, los Salbutes, los Burritos, las Enchiladas, los Sopes, las Dobladas, las Tlayudas, los Huaraches, las Quesadillas, las Gorditas, las Gringas, los Tlacoyos, las Chalupas, los Molotes, etc.

Las quesadillas se pueden encontrar en cualquier parte de país. Antes venían solo rellenas de queso pero ahora les ponen de todo.
Las quesadillas se pueden encontrar en cualquier parte de país. Antes venían solo rellenas de queso pero ahora les ponen de todo.

-Hay platos que son específicos de una zona u otra, así que en todos lados hay algo nuevo para probar. Y lo bueno es que la oferta de comida en México es inmensa. En cada cuadra (sin exagerar), hay un puesto de comida, un carrito o simplemente una señora con una olla vendiendo algo.

-Los mexicanos no pueden comer nada si no está acompañado de tortillas de maíz. Las comen con todo! Por eso, vayas donde vayas siempre hay algún lugar que tiene tortillas calentitas durante todo el día.

-Y otro acompañamiento infaltable de la comida es el refresco. Tomar agua es impensado. Lo más común es acompañar el almuerzo con una Coca-Cola (bebida que se toma más en México que en Estados Unidos) o de alguna otra gaseosa.

-Con respecto a los dulces, algo que probamos en México es la famosa Rosca de Reyes, que se consigue solo para el día de Reyes y viene rellena de queso Philadelphia y tiene arriba fruta confitada. También viene adentro con un muñequito del niño Jesús que es un peligro si te lo llegás a tragar! Y una delicia que descubrimos es el Mazapán, un dulce hecho a base de maní, que es parecido al Mantecol que conocemos en Argentina y que tanto extrañamos, pero todavía más rico!

-No se crean que me olvido del picante, pero ese es un tema aparte.

 Costumbres (variadito)

-A penas entramos a México buscamos dónde conseguir agua ya que en ningún lado es potable. En Bacalar descubrimos un invento genial. Máquinas en la calle donde uno pone su garrafón, aprieta un botón y por 6 pesos mexicanos (el dólar está a 18 aprox. así que calculen), tiene 20 litros de agua. No sólo práctico sino muy barato ya que en una tienda una botella puede salir 15 pesos. A nosotros nos costó tomarle la mano ya que no tenemos un solo garrafón de 20 litros, sino 4 bidones de 5, y cada vez que cargábamos, como el agua no deja de salir entre bidón y bidón, terminábamos empapados!

Otra cosa que descubrimos con respecto al agua es que diferencian entre agua purificada y agua potable. Un día en Tulum buscando las benditas máquinas, nos topamos con una planta potabilizadora de agua. Preguntamos si efectivamente el agua era potable y nos dejaron cargar todos nuestros bidones. Nos fuimos contentos pero cuando probamos el agua era tan fea que la única forma de tomarla era haciendo jugo de polvito. Unos días después descubrimos que esa misma agua la usaban para cargar las duchas de la playa. Claramente no era para tomar, aunque algunos efectivamente sí la toman. Ahí aprendimos que teníamos que pedir agua purificada y no potabilizada.

-Algo que es muy lindo de ver es que en la mayoría de las iglesias hay banderines de colores colgados.

Iglesia de Guadalupe en San Cristóbal de las Casas, Chiapas
Iglesia de Guadalupe en San Cristóbal de las Casas, Chiapas

-Como ya les contamos en esta nota, la ducha en Puebla es cosa seria. Uno va a un lugar específico a tomar un baño de una hora donde puede abrir el vapor y relajarse. Nosotros, ante la necesidad de darnos un baño, caímos en estas duchas y tratamos de explicar que solo necesitábamos 10 minutos para bañarnos. “Pero si todos piden más de una hora” nos decían. La realidad es que fue de las mejores duchas que nos dimos en México.

-Algo que vamos a extrañar de México son sus mercados: tan grandes, tan variados! Desde una feria en la calle donde uno va y vende lo que quiere (comunmente llamado Tianguis), hasta un mercado que explota de colores, sabores y olores. Nada refleja tanto la cultura mexicana como los mercados.

Mercado de la ciudad de Oaxaca
Mercado de la ciudad de Oaxaca

-El carnaval nos tocó vivirlo en Cholula, estado de Puebla, donde la gente del lugar se disfraza y desfila por las calles al ritmo de la música. Hasta acá todo normal, pero lo raro es que salen con escopetas que disparan al aire -claro que sin balas, sólo con pólvora- pero el ruido que producen es tal que lo que más se vendía eran los tapones para los oídos. Nos contaron que en un pueblo cercano, Huejotzingo, el carnaval se descontrola porque muchos aprovechan el tumulto para venganzas personales y meten en las escopetas algunos clavitos. Esto hace que la fiesta siempre termine con heridos o hasta muertos.

Listos para disparar! Carnaval en Cholula, Puebla.
Listos para disparar! Carnaval en Cholula, Puebla.

-Algo que vimos en todos los estados que recorrimos de México es que hay mucha oferta laboral. Muchas tiendas de comida, ropa o misceláneas buscan empleados y abundan los carteles en todas partes.

-México todavía tiene una población bastante machista, será por sus raíces, por su tradición, o vaya a saber por qué. Nosotros de la forma en la que lo vimos más claramente fue en algo muy simple: cuando se acercaban a hablarnos a la Kombi, las preguntas iban dirigidas a Nico y en singular: “Hace cuánto que viajas, vienes desde allá en tu Kombi, cuándo quieres llegar”. Y a pesar de que Nico respondía en plural y haciendo hincapié en que “La idea del viaje se nos ocurrió A LOS DOS”, muchos ni se dieron cuenta de que yo estaba ahí al lado sentadita escuchando y hasta participando de la conversación.

-A lo largo de todo México nos topamos con muchísimos clubes de Volkswagen que nos recibieron cada vez que se enteraban que estábamos en su ciudad. México es sin dudas el país donde nos encontramos más vochos y Kombis ya que se fabricaron allí. Las Kombis son tan comunes que Dora casi ni llamaba la atención, a diferencia de lo que nos pasaba en otros países. Era recién cuando miraban la placa o se daban cuenta de las diferencias entre Dora (que es brasilera) y las Kombis mexicanas, cuando se sorprendían de lo lejos que venía.

Día de la Kombi en Puebla.
Día de la Kombi en Puebla.

Lenguaje

-A penas entramos a México algo que nos hizo reir mucho fue la forma de hablar. Pero no porque no estuviéramos acostumbrados, sino todo lo contrario. En Argentina casi todos los dibujos animados y todas las películas animadas que se ven, tienen doblaje mexicano. Es por eso que al principio cuando escuchábamos hablar a alguien, nos daba gracia ya que nos imaginábamos la voz de un dibujo animado.

-Otra cosa que descubrimos con respecto al lenguaje es que usan palabras muy raras que parecieran ser inventadas por ellos pero que efectivamente existen según la Real Academia Española. Algunas son femenil, cenaduría, refacciones, reclamación, alquiladora
reclamación. Y otras más dudosas como trafiquerío, transportación o planchaduría.

-La X es una letra muy importante en México ya muchas palabras que vienen de los pueblos indígenas tienen X, pero algo que descubrimos con el tiempo es que se pronuncian distinto. A veces la X se pronuncia como J por ejemplo en “Oaxaca” o “Xilitla”. Otras veces se pronuncia como S como en “Taxco” o “Xochimilco” y otras como SH, tal es el caso de “Uxmal” o “Holbox”.

Naturaleza: nuestro TOP 6 (no podíamos elegir 5)

México es grande, no sólo en extensión sino en todo lo que ofrece. Y una de las cosas que más nos gustó de este país es su naturaleza. Algunos de nuestros lugares preferidos fueron:

-Los cenotes de Quintana Roo y Yucatán: estos hoyos son realmente mágicos. Agua fresca y de un azul profundo. Todos son diferentes. Leyendas que hablan de su formación y muchos misterios.

Cenote Oxman en Valladolid, Yucatán
Cenote Oxman en Valladolid, Yucatán

-La Cascada de Agua Azul en Chiapas: el agua que baja directo desde la montaña y que en su camino va dejando su huella en pequeñas piscinas que se forman por la erosión de las cascadas en la roca. El agua helada pero tan atrapante que te obliga a meterte. Colores, sonidos, un lugar de ensueño.

Un chapuzón helado en las Cascadas de agua Azul, Chiapas
Un chapuzón helado en las Cascadas de agua Azul, Chiapas

-Hierve el Agua en Oaxaca: otras piscinas naturales pero completamente diferentes a las anteriores. Formadas arriba de una montaña con agua que brota de la misma tierra, agua termal pero fría, algo inusual, diferente. Y una vista del valle encantadora. Cascadas petrificadas que parecen talladas a mano. Un lugar sin igual.

Aguas termales frías en Hierve el Agua, Oaxaca
Aguas termales frías en Hierve el Agua, Oaxaca

-El Cañón del Sumidero en Chiapas: una gigantesca pared de roca vertical de más de 1000 metros de alto, falla geológica de 12 millones de años que deja boquiabierto a cualquiera que lo visita. Se lo puede conocer desde arriba y disfrutarlo en todo su esplendor o desde sus entrañas adentrándose en el río Grijalva con una lancha.

Imponente el Cañón del Sumidero, Chiapas.
Imponente el Cañón del Sumidero, Chiapas.

-El Sótano de las Golondrinas en la Huasteca Potosina: un espectáculo que no creo volvamos a vivir en otro lado. Un gran hueco en la tierra es el hogar de 1 millón y medio de vencejos que todas las mañana a la misma hora salen en busca de comida y regresan juntos al atardecer. Vivimos el regreso a casa bajo una nube negra de aves que revolotean esperando el momento adecuado para bajar en picada a toda velocidad hacia sus nidos. El sonido de ese instante y poder asomarse para ver el fondo de ese pozo de 500 metros de profundidad nos hizo vibrar de emoción.

Asomando a ver el sótano, San Luis Potosi
Asomando a ver el sótano, San Luis Potosi

-Las Grutas de Loltún en Yucatán: unas cavernas que fueron habitadas y que al recorrerlas uno se transporta a otra era. Un recorrido muy bien iluminado que oculta historias místicas y divertidas.

Magníficas Grutas de Loltún, Yucatán
Magníficas Grutas de Loltún, Yucatán

Mitos

-Si uno piensa en México lo primero que se imagina son Mariachis y tequila. Nos han dicho que en Jalisco se ve todo eso cotidianamente, pero como no llegamos hasta ahí, podemos hablar del resto de los lugares que si conocimos. Y nos decepcionó un poco darnos cuenta que no se ven mariachis en todos lados como nosotros pensábamos. Pero si uno quiere verlos y disfrutar de un divertido show, tiene que ir a los lugares específicos. Por ejemplo, en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México se reúnen todas las tardes para cantarles a los enamorados y personas que transitan o comen algo por ahí. Nosotros pudimos divertirnos escuchando “Cielito lindo” especialmente dedicada para nosotros cuando paseábamos en las trajineras de Xochimilco.

El Mariachi que posa para la foto mientras canta "Cielito Lindo"
El Mariachi que posa para la foto mientras canta “Cielito Lindo”

-Lo de los sombreros gigantes y el bigote es otro estereotipo. Sí vimos muuuchos hombres con bigote, pero los que más usan sombrero son los turistas que se los compran para llevarse de recuerdo.

-El picante es toda una institución que aprendimos a respetar. Siempre nos gustó comer con picante, o al menos lo que creíamos que era picante. Pero estando en México aprendimos lo que verdaderamente es picante. Al principio no le poníamos mucho a la comida, con el tiempo nos fuimos animando cada vez más y nos acostumbramos a usar el chile como si fuera sal. Lo que antes no podíamos comer, después ya nos parecía normal. Al final ya sentíamos que sin picante nada tenía gusto y terminamos comiendo hasta palomitas de maíz (pochoclo) con salsa picante. Antes de salir de México pasamos por el supermercado y nos abastecimos de varios tipos de picante: la salsa verde, la Valentina, el chipotle y los jalapeños.

Hasta la cerveza se toma con picante. La Michelada es algo que no pudimos tolerar!
Hasta la cerveza se toma con picante. La Michelada es algo que no pudimos tolerar!

-Es mucho lo que se dice sobre la seguridad y la violencia en este país, algunas cosas ciertas, otras exageradas por los medios de comunicación. Lo importante es no ir con miedo, sino con cuidado y escuchando los consejos de la gente del lugar. Pero no solo en México, en cualquier lado. Nosotros lo disfrutamos muchísimo y nunca pasamos por una situación riesgosa o incomoda. Recorrimos el sur, el este, el centro y el norte y la gente nos recibió con los brazos abiertos en cada lugar. Por eso, antes de juzgar a un lugar por lo que se escucha, recomendamos conocerlo primero para poder dar una verdadera opinión.

México tiene tantas riquezas que se puede seguir escribiendo sobre él y no terminar más. Pero con esta nota nos despedimos de este país tan especial que sin dudas dejó una marca en nosotros.

No te pierdas más fotos de México acá y los videos del recorrido por el país!

Anuncios

5 thoughts on “Lo que nos dejó México

  1. Los conocí en el parque ecológico de la cd. de Puebla me gusto mucho su filosofía ese de perderse en carreteras y caminos en campos, ruinas, lagos, y ciudades por el solo hecho de ser feliz, me lleno de orgullo como te expresas de este mi país México que visto desde tus ojos se ve, hermoso, pacifico y mágico.
    Tengo dos hermosos hijos MARIA FER. DE 10 AÑOS Y CARLOS T. de 6, intentare hacer un viaje no tan largo pero si para disfrutar cada lugar y hacer la vida diferente.
    Esta es mi dirección si en algún momento o espacio pueden enviar dedicada un postal a mis hijos se los agradecería.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tus palabras Carlos!! No dudes de que si queres hacer ese viaje, lo vas a hacer. Y que mejor que con tu familia!! Abrazo grande. Nico y Lola

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s